Si hay un punto focal a destacar a la hora de decorar un evento son las mesas y es sin lugar a dudas la manera más sencilla de dar un toque de elegancia  al espacio de la celebración. No importa si la misma es imperial, shabby  o campestre, en ellas  se puede plasmar nuestro sueño.

Todo está permitido, dar rienda suelta a la creatividad puede hacer que los centros sean protagonistas. Flores, velas, diseños de animalitos, adornos geométricos, luces, candelabros, espejos, copas, botellas  y cualquier otro elemento que colabore para lograr sorprender a tus invitados.

La elección de los materiales siempre debe estar acorde con el espacio donde se desarrolle, la hora y el estilo elegido. Unas simples flores o unas velas junto con la mantelería y la vajilla darán  un sello de distinción a la mesa y plasmarán la estética escogida para el conjunto de la ambientación.

El abanico de posibilidades es infinito, centros bajos,  altos en forma de pequeños árboles, una combinación de ambos, guirnaldas que recorren la totalidad de la mesa y se complementan con follaje colgante, tonos metalizados o dorados serán la atracción de las miradas.

Pero sin lugar a dudas la unión de flores naturales y velas  con hojas verdes y plantas en general marcan tendencia este año.  Pueden ser mesas alargadas o redondas incluso la propuesta puede incluir  ambas.

Flores preferentemente de estación combinadas con hojas de eucalipto, flores de cera y gypsophilas son perfectas para alcanzar el equilibrio buscado. No importa el diseño del ambiente, las mesas  siempre deben estar engalanadas  en armonía y los elementos que elegimos reflejarán la felicidad del momento.