Cada evento tiene su estilo y como todo tiene que ver con todo dependerá del lugar elegido para la recepción, la hora y los gustos de los anfitriones. Acá te dejamos la información de cada estilo que siguen haciendo furor al momento de festejar.

1.- Clásico

Un evento que sigue todos los protocolos. Los tonos beige, blanco y rosa están presentes en todos los detalles. Un salón es el sitio ideal para una recepción elegante y formal. Hoy este estilo apunta a la atemporalidad con una atmósfera distinguida, mezcla de clasicismo y contemporaneidad. El secreto está en crear un ambiente con aires de actualidad más fresco y delicado, incorpora elementos geométricos para equilibrar lo tradicional con lo moderno, el mobiliario y la iluminación vanguardista se fusionan con hermosos arreglos florales, la vajilla, la cristalería y la mantelería.

2.- Urbano

Para cambiar las reglas, el estilo urbano, cosmopolita, moderno es para aquellas celebraciones que buscan innovar en ambientes donde predomina el cemento, el metal (oxidado o no ) y las maderas rústicas. Restaurantes con impronta, hoteles y bares son los preferidos. El protagonismo se lo llevan los tonos grises con toques de color. Suculentas, follajes y flores silvestres invaden mesas, centros y muros. Bombillas que brindas una sutil iluminación, letras led extra grandes, livings y taburetes completan el mobiliario del lugar. No puede faltar la cocina de vanguardia y cocteles de autor.

3.- Vintage chic

Sinónimo de antiguo es el estilo que se vale de elementos clásicos de los años ’20 a los ’50. Colores claros, encajes, telas bordadas a la hora de pensar el diseño y para ambientar los floreros y tarros de vidrio, lats, tazas de porcelana o piezas de vajilla, cajas de madera, botellas, pizarras, valijas, libros, relojes, máquinas de escribir, fotografías, banderines y flores silvestres, todo combinado en los centros de mesa, Candy bar, recepción y donde tu imaginación lo desee. Los tonos pasteles: blanco, blanco roto, nude, rosa palo, beige, salmón, celeste entre otros y estampados florales sutiles. Romántico, elegante y femenino el   vintage evoca el pasado con toques de actualidad.

4.- Bohemio chic

Con la primavera las celebraciones al aire libre son las preferidas de aquellos que desean un evento de día. El estilo Boho es ideal para los amantes de la naturaleza y la simplicidad. Inspirado en los hippies de los años 70, movimiento que surgió como filosofía de vida y que también fue creando por su propia moda. Sólo basta con incorporar a la decoración elementos coloridos como atrapasueños, tipis, crochet , alfombras, tejidos, macramé, tiras de colores y símbolos característicos. Acompaña  a la perfección vajilla colorida, vasos artesanales y las infaltables flores y velas que dan el romanticismo bohemio. Es un estilo libre y casual que dista mucho de descuidado, sino que definitivamente  es delicado y femenino.

5.-Rústico chic

Un estilo de apariencia sencilla centrado en la utilización de la madera, las flores y las frutas  y que también incorpora objetos de decoración antiguos como cubos de aluminio, frascos de cristal con flores frescas o secas, velas formando arreglos, faroles de aspecto envejecido, pallets, botellas, almohadones, rodajas de troncos y cajones  logrando un resultado original y bello.

Así lo rústico evoluciona hacia una tendencia más acorde a la naturaleza unida al minimalismo donde lo aparentemente simple se encuentra delicadamente pensado en perfecta armonía con el entorno.

6.- Shaby chic

Estética que se reinvento en los ’80 en el cual el blanco es el color predominante y la decoración se basa en objetos y muebles desgastado por el paso del tiempo. Permite reunir elementos modernos con verdaderas antigüedades. Muebles, vajilla, cuadros, marcos robustos, candelabros, jarrones de cristal, arañas en un acabado patinado. Todo acompañado por flores, muchas, secas o naturales, en jaulas, jarrones o en la loza de la abuela, Los colores claros y pasteles: el blanco acompañado por sepia, bermellón, aqua, turquesa, lila, verde olivo, arena, coral, beige, sisón, rosa, salmón y la gama de los celestes. La idea es fusionar elementos distinguidos de otras épocas con elementos actuales haciendo prevalecer el blanco, la elegancia y los recuerdos.

7.- Campestre

Para los amantes de la naturaleza, esta opción es ideal para el día y una ocasión que se disfruta a toda edad. Para ambientar nada mejor que sillas, mesas y bancos de madera, también se puede jugar con muebles de hierro y mimbre. Un detalle importante es crear diferentes rincones con elementos decorativos vintage: tarros y botellas, cajas de madera, fardos de paja, ruedas de carro y objetos de ojalata. Se puede idear un photocall divertido, carteles y pizarras escritas con tiza y muchos detalles como esferas de papel colgadas, jaulas, banderines, faroles y las flores silvestres infaltables. Al atardecer la iluminación de las velas y lámparas colgantes darán una gran calidez para disfrutar.

8.- Con aire francés

La temática es suave, simple, elegante y cálida. Detalles delicados como mesas de receción de madera, flores recién cortadas y sumamente perfumadas, ramas de olivo en arpillera, velas, carteles en francés y rincones ambientados con muebles antiguos originales. Las flores son las protagonistas: rosas, lavandas, calas, jazmines, hortensias. Jaulas decoradas como centros de mesa y candelabros. Las delicias de la repostería francesa no pueden faltar y en ocasiones una torre de macaron puede convertirse en el pastel, una fuente de champán para el brindis y podemos sorprender a las invitadas con un precioso perfumero. Sin duda el romanticismo es el lema principal.

9.- Glam

Si sos sofisticada, el glam es tu tipo. Son fiestas que se celebran de noche, en un ambiente elegante y exclusivo aunque todo espacio se puede llenar de buen gusto con los elementos indicados. Los colores se basan en los contrates, siendo los preferidos el blanco combinado con púrpura, turquesa, rojo  y el inigualable negro. Los tonos metálicos junto con el negro y el blanco son éxito asegurado para alcanzar el lujo. Si se utilizan flores, éstas deberán ser llamativas y muy vistosas. Otro elemento que debe decir presente es la iluminación: luces calidad y otras estratégicas para destacar sectores. Candelabros y arañas de cristal, caireles, perlas y espejos por doquier, el brillo es la temática fundamental. Mesas de cristal y muchos detalles en los muros y techos, letreros plateados y vajilla acorde y a no descuidar la torta que deberá tener incrustaciones de metal y piedras